La red social de fotografías en formato cuadrado ha alcanzado una popularidad inimaginable, casi todo el mundo está registrado en esta red social e incluso empresas, presidentes y órganos gubernamentales gozan de un perfil oficial con el que compartir contenido.

Y, es que, Instagram se basa en compartir contenido. Este contenido puede ser original, copiado, artístico, expositivo o incluso no pertenecer a ninguna categoría. Lo cierto es que es el contenido el que hace a la aplicación y no al revés.

Pero, ¿cómo es la relación de las personas y los contenidos? Complicada. Sí, a todos nos gusta ver memes o imágenes graciosas, pero ya en esto se puede crear debate. El humor no llega a ser universal, lo que para unos son bromas para otros no lo son.

Así que los usuarios pueden tomar algunos contenidos como ofensivos o no aptos para ellos. Hasta la fecha no había mucho que hacer cuando esto ocurría, pues Instagram no contaba con unos ajustes predeterminados para este tipo de momentos. Pero esto ya no es así, ahora existen controles para el contenido sensible.

Instagram quiere que sus usuarios eviten el contenido sensible con sus nuevos controles

Instagram

Lo que pretende Instagram es que los usuarios sean los que decidan el contenido que quieran ver en la red social. Esta medida es interesante, aunque también puede servir para crear perfiles estancos encasillados en temáticas.

Sí, evitar ver algo que no nos apetece o que consideramos contenido sensible es algo relativamente bueno. El principal problema será la ejecución de esto y cómo los usuarios adaptarán el contenido sensible para así evitar percibir el mundo de una manera diferente al pensamiento de uno.

Instagram ya ha habilitado estos controles en la aplicación, lo único imprescindible es tener la última versión de la red social instalada. Siempre es recomendable visitar la Play Store o la App Store para comprobar que no hay alguna actualización pendiente.